Sobre AATRA

La Asociación de Acompañantes Terapéuticos de la Republica Argentina fue creada el 3 de mayo del 2003 por un grupo de pioneros que ejercían la función de acompañantes, la docencia, la coordinación y la supervisión de casos. Sus integrantes pertenecían a diferentes regiones de nuestro país, lo que le dio desde sus inicios la impronta de una agrupación nacional y federal

AATRA es una institución amplia, pluralista y receptiva, que ha trabajado decididamente en la inscripción académica, institucional y legal de los acompañantes terapéuticos, una profesión que no ha dejado de crecer y transformarse a lo largo de estos años.

Los principales objetivos de AATRA son:

Hemos tejido durante más de una década lazos institucionales con movimientos de A.T. en Brasil, México, Uruguay, Colombia, Costa Rica, España, que nos permiten organizar cada dos años congresos internacionales para debatir y difundir los avances y las discusiones vinculadas a rol.

AATRA va construyendo filiales a lo largo y ancho de nuestro país: Buenos Aires, Mar del Plata, Bahía Blanca, Córdoba, San Luis, Santa Fe, Catamarca, Rosario y filiales en formación en Río Negro, Trenque Lauquen, Olavarría, La Plata, La Pampa. También cuenta con socios activos en San Juan, Tucumán, Entre Ríos, Jujuy.

El desafío actual es pensar el Acompañamiento Terapéutico como rol innovador, que transforme las prácticas actuales en el campo de la salud mental y en los lugares donde se lo convoque a actuar, construyendo marcos teóricos que den cuenta de los profundos cambios sociales y que exploren las nuevas formas de construcción de la subjetividad.

Nos enfrentamos a nuevos paradigmas que hoy en día transforman el mundo, el lazo social y el ejercicio ético de nuestras prácticas. El dispositivo, legitimado y validado por su eficacia clínica, es hoy demandado desde una multiplicidad de lugares: desde el campo educativo, sanitario, jurídico, comunitario.

Agradecemos a todos nuestros asociados por confiar en la tarea que realiza nuestra institución, con el propósito de abrir nuevos horizontes para los Acompañantes Terapéuticos y resguardar la memoria de los que nos antecedieron en la construcción de este nuevo rol profesional.